Como Estudiar Material didactico para padres Material didáctico para profesores Material didáctico para alumnos/as Tutor y Tutorias

HABLAR CON TU HIJO SOBRE DROGAS Y ALCOHOL. ¿CÓMO HACERLO?

ALGUNOS CONSEJOS MÁS

    Lo primero de todo enseña a tu hijo a decir NO, En este enlace primero te enseñamos a ti a decirle No a tu hijo.

   Mediante juegos actuados, enseñe a sus hijos cómo negarse a la presión de sus compañeros sin llegar al aislamiento social. Usted puede intentar algo así: “Juguemos un juego. Vamos a suponer que tú y tus amigos van a la casa de Andrés después de la escuela y encuentran unas cervezas en el refrigerador. Tus compañeros sugieren que te tomes una. La regla de nuestra familia dice que los niños no tienen permiso de tomar alcohol. ¿Qué les contestas?”

   Si su hijo le da una buena respuesta, felicítelo. En caso contrario, déle algunas sugerencias: “No, gracias. Mejor jugamos con el Sony PlayStation,” o “No, gracias. Yo no tomo cerveza. Necesito estar en forma para el baloncesto.”

 

 
   Así como vacuna a sus hijos contra enfermedades como el sarampión, también es necesario "inmunizarlos" contra el uso de drogas brindándoles información antes de que se vean expuestos a dicha sustancia.

Cuando los niños no se sienten cómodos hablando con los padres, es posible que busquen respuestas a sus inquietudes en fuentes que, por lo general, no son muy confiables. Si los niños no reciben la información adecuada, el riesgo de que se involucren en comportamientos peligrosos y de que experimenten con drogas es mayor.

Asegúrese de proporcionar información adecuada para la edad y la etapa de desarrollo de sus hijos. Si su hijo de 6 o 7 años de edad se está lavando los dientes, usted puede decirle, “Hay muchas cosas que podemos hacer para que nuestros cuerpos estén saludables, como por ejemplo lavarnos los dientes. Pero también hay cosas que no debemos hacer porque dañamos a nuestro cuerpo, como fumar o tomar medicinas cuando no estamos enfermos.”

Si usted está viendo la televisión con su hijo de 8 años y se menciona el tema de la marihuana, usted puede decirle, “¿Sabes qué es la marihuana? Es una droga mala que puede dañar tu cuerpo.” Si su hijo tiene más preguntas, contéstelas. En caso contrario, cambie de tema. Los comentarios cortos y sencillos que se repiten frecuentemente transmiten muy bien el mensaje.

Usted puede dar el mismo mensaje a sus hijos mayores, simplemente añada información más específica sobre las drogas. Por ejemplo, usted puede explicarle a su hijo de 12 años de edad cuál es la apariencia de la marihuana y del “crack”, cómo se le llama en la calle a éstas drogas y cómo pueden afectar su organismo.

Defina una regla familiar en relación con las drogas y el alcohol o las medicinas:

Es correcto decirles a sus hijos, “Aquí no permitimos el uso de drogas y los niños de esta familia no tienen permiso de tomar alcohol. La única vez que pueden tomar medicina es cuando su mamá, su papá o su doctor lo autoricen. Tenemos esta regla porque los queremos mucho y porque sabemos que las drogas pueden dañar sus organismos, pueden enfermarlos e inclusive pueden matarlos. ¿Tienen alguna pregunta?”