Estudiar Inicio Material para Padres Material Profesores Material Para Alumnos Tutor y Tutorias
 

COMBATIR EL ESTRES EN LA ESCUELA

combatir el estres en la escuela  
   Lo primero que tenemos que definir es que es eso del estres en la  
 escuela. El estres, en general,  es una alteración provocada por el
 exterior. Cuando hablamos del estres en la escuela es el estres    
 provocado por el profesor debido a la presión que ejerce sobre el
 alumno/a. Hay que tener claro que bajo presión ningún alumno/a es
 capaz de llevar a cabo un buen aprendizaje e incluso puede generar

fobia al estudio.

   En este estudio vamos hablar de las sintomatologias, de los consejos que deben seguir los padres una vez detectado el estres en el centro educativo, de lo que debe y no debe hacer el profesor y por último, aunque debería ser lo primero, de la prevención en los centros educativos.

   A cualquier persona y más a un alumno hay que hablarle a su nivel sin presionarlo ni criticarlo y mucho menos etiquetarlo. Cuando esto ocurre, podemos detectarlo por una serie de sintomatologias que se dan en el alumno.
    Sintomatologias que se dan en el alumno con estres en la escuela   

   Reacciones Físicas:

 - Dolor de cabeza
- Cansancio difuso o fatiga crónica.
- Bruxismo (rechinar de los dientes durante el sueño)
- Elevada presión arterial.
- Disfunciones gástricas y disentería.
- Impotencia.
- Dolor de espalda.
- Dificultar para dormir o sueño irregular.
- Frecuentes catarros y gripes.
- Disminución del deseo sexual.
- Vaginitis.
- Excesiva sudoración
- Aumento o pérdida de peso.
- Temblores o tic nerviosos.

   Entre los síntomas psicológicos tenemos los siguientes:

- Ansiedad
- Susceptibilidad.
- Tristeza.
- Sensación de no ser tenidos en consideración.
- Irritabilidad excesiva.
- Indecisión.
- Escasa confianza en uno mismo.
- Inquietud.
- Sensación de inutilidad.
- Falta de entusiasmo.
- Sensación de no tener el control sobre la situación.
- Pesimismo hacia la vida.
- Imagen negativa de uno mismo.
- Sensación de melancolía durante la mayor parte del día.
- Preocupación excesiva.
- Dificultad de concentración.
- Infelicidad.
- Inseguridad.
- Tono de humor depresivo.

   Entre los síntomas comportamentales tenemos los siguientes:

- Olvidos frecuentes.
- Aislamiento.
- Conflictos frecuentes.
- Escaso empeño en ejecutar las propias obligaciones.
- Dificultad para aceptar responsabilidades.
- Aumento o reducción del consumo de alimentos

   Una vez detectado y diagnosticado el problema estos son algunos de los consejos que se deben dar a los padres para reducir el estres del alumno/a:

   - Pon atención a los cambios sutiles del comportamiento de tu hijo que puedan reflejar estrés y ansiedad.
   - Trata de identificar el origen. Algunos de los factores más comunes son altas expectativas respecto al desempeño escolar (en el colegio y en casa), presiones innecesarias de aprendizaje,  
      tareas excesivas, baja autoestima del niño, abuso de actividades extra-escolares.
   - Si el alumno está demasiado presionado en su escuela, habla con su profesor o director/a, con el fin de saber qué está ocurriendo en las aulas.
   - Ayuda a tu hijo en la organización de las tareas: establezcan un horario fijo, permítele espacios de descanso entre tareas y no lo critiques ni lo regañes cuando se equivoque.
   - Asegúrate que duerma y descanse lo suficiente, de lo contrario podría sentirse más irritable y nervioso durante el día.
   - Busca un colegio en que el número de alumnos sea reducido, ya que la educación personalizada sigue siendo lo ideal.
   - Permite que tu hijo te diga lo que siente sin que lo juzgues o lo regañes. Escúchalo con atención y ayúdalo a que tome la iniciativa en resolver las situaciones que le causan estrés.
   - Trata de mostrarle una actitud entusiasta y alegre respecto a la escuela, colegio o instituto.
   - Procura que salga con tiempo suficiente para llegar al colegio sin retrasos.
   - Ayuda a tu hijo a manejar sus emociones y comprender que los problemas son oportunidades de aprendizaje.
   - Si los síntomas son relacionados al estrés escolar, considera la consulta con el psicólogo.


   Que NO debe hacer el Profesor

   Ridiculizar al alumno al reírse de su ansiedad o miedo (si se comporta “aniñado”, o muestra alguna conducta regresiva no le llame la atención, haga énfasis en el contenido de lo que el alumno exprese).

   Ridiculizar la expresión de miedo misma. Es una emoción real y humana, nadie debe sentirse avergonzado por sentir miedo.

   Burlarse de un estudiante por hábitos que tengan conexión con ese miedo
(éstos tienen un propósito real que es el de aliviar el miedo).

   Enojarse con los alumnos, castigarles o gritarles por manifestar cualquiera de las conductas que no estén de acuerdo con la situación.
   Rechazar al estudiante que se acerca en busca de protección. Amenazarles con dejarles o ya no quererles.

   Corregir constantemente al alumno por no hacer lo que a usted le parece correcto.
   Hablarle de sus defectos.
   Insultarle haciéndole sentir tonto o malo.
  Culparlo sin tener la seguridad de que él hizo algo indebido.
  Imponerle por la fuerza su punto de vista.
  Criticarle y quejarse de él con otras personas estando el alumno presente o pudiendo escuchar lo que usted dice.

   Que es lo que SI debe hacer el profesor

   Reconozca los logros del alumno (lo que haga bien), aunque sean mínimos; ejemplo que le gusta cómo hizo un dibujo, que terminó toda su comida, etc.
   Reconozca sus aciertos y dígaselo. Dígale cuando tiene razón.
   En vez de fijarse en lo que hace malo incorrecto, fíjese en lo que hace bien y correctamente, y dígaselo.
   Recuérdele situaciones en las que tuvo algún éxito en la escuela, los deportes, con los amigos, etc. cuando hable al estudiante con otras personas y él esté escuchando, hable de sus   
   aciertos, exprésese bien de él.

   Por último vamos hablar de la Prevención en los Centros Educativos (aunque debería ser lo primero)

   La comunicación sincera y efectiva entre los miembros del grupo, el respeto mutuo, la creación de un ambiente que le ofrezca al estudiante oportunidades para su autorrealización y la
   autoestima, dan confianza y ayudan al desarrollo y a la estabilidad emocional.

   También ayudará a la prevención, las oportunidades escolares que permitan que los niños, que sufren estrés o problemas emocionales provocados en el hogar o en otros ambientes, vean la 
   clase y al centro educativo como un lugar donde exponerlos y recibir un trato de especial atención y consideración.

   Todo esfuerzo de prevención o de atención a casos graves que se hagan en los centros educativos antes de una emergencia, ayudarán a evitar situaciones muy difíciles de controlar en el
   momento o después de la emergencia.

   “Las personas presentan mayor número de trastornos psicológicos de acuerdo a su estado previo al evento desastroso. Aquellos que tienen cualquier tipo de afección no tratada o no
    resuelta desde antes de la catástrofe tienden a manifestar dichas reacciones en forma más marcada”.

   Si bien es cierto no podemos comparar el estrés con reacciones complejas de orden de trastornos psicológicos, resulta claro que quien esté mal emocionalmente desde antes de una  
   emergencia será más afectado en los momentos en que debe enfrentar situaciones difíciles.

   Te recomendamos que hagas este Test del Estres general, no es para estudiantes pero bueno puede servir de orientación.