Estudiar Inicio Material para Padres Material Profesores Material Para Alumnos Tutor y Tutorias
 

HABLAR EN PUBLICO CONSEJOS PARA QUE TE ESCUCHEN

Vamos a dar unas pequeñas pautas para que cuando tengas que hablar en publico, al cabo de un tiempo la gente no se aburra y estén atentos a tu discurso.

  
   Muchas veces nos encontramos frente a personas que nos hablan pero que nos cuesta mucho entender. Terminan de hablar y no hemos comprendido casi nada, a pesar de que “hablen” nuestro idioma. Es como si tuvieran un trapo en la boca. ¿Verdad que ocurre? Pues bien, eso es algo que tienes que evitar que suceda.

Porque si no, no llegará tu mensaje. Aquello que quieres decir y para lo que estás empleando tu tiempo con tu público (una o más personas). Puede ser tu jefe, tu padre, tus empleados, tu pareja o tus hijos, da igual.

Siempre que hablamos es para que nos escuchen.

Pues bien, vamos a aprender en este artículo 3 sencillos pasos para que a ti si te escuchen.
  
- Frases cortas: Empieza recortando las frases. Ya que cuando se alargan mucho se pierde el énfasis; y puede pasar que nuestro mensaje se convierta en una tabarra demasiado lineal y monótona.

Y por tanto, quien te escucha, desconecte y pierda el interés de lo que estás diciendo. No olvides que las frases cortas son siempre más convincentes.

Solo tienes que comprobarlo en los mensajes de publicidad de las marcas más importantes del mercado.

Ejemplos como Coca-Cola con “la chispa de la vida”, Just do it de Nike o si te gusta conducir... de BMW. Son los mensajes que retenemos.

- Elevar un poco el tono: Si eres de los que tienen el tono de voz bajito, debes subirlo un poco para que se te oiga mejor. En ocasiones, cuando hablamos hay ruido en el ambiente que evita que lleguen las palabras a nuestros interlocutores.

No olvides que si quieres conseguir algo, tú debes esforzarte para que los demás te escuchen.

- Enfatizar al final de las frases: Esto es algo que utilizan mucho los grandes oradores, para que la gente no se aburra en sus discursos.

Añade fuerza tanto verbal, como no verbal mediante algún gesto o movimiento (ya puede ser de manos, cabeza o mejor aún, el que de forma natural salga de ti) en la/s última/s palabras.

Obsérvalo la próxima vez que veas a un político, un presentador o cualquier otra persona experta en la comunicación.

Y ya para finalizar, lo más importante es que sepas que si quieres empezar hablar para que te escuchen, debes comenzar a practicar estos 3 sencillos pasos desde ahora mismo.

Autor y Licencia de esta obra:
Rosario Martín-
gestiopolis.com
Licencia Creative Commons: creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/3.0/deed.es